viernes, 8 de julio de 2011

La alfabetización digital del profesorado


Después de mucho pensar sobre qué hablar en mi primer post propiamente dicho después de la presentación, he decidido tocar este tema del que hablé muy por encima en mi Trabajo Fin de Máster y que me interesa y me preocupa a partes iguales: la alfabetización digital del profesorado.
Quienes me conocen saben que soy un gran defensor de las Nuevas Tecnologías (si es que aún se pueden seguir llamando “nuevas”) y de su aplicación en las aulas siempre que sea posible. Se habla muchísimo de la necesidad de alfabetizar digitalmente a los alumnos y que estén preparados para un mundo cada vez más tecnologizado, pero yo me pregunto: ¿y a los profesores quién nos alfabetiza?
No podemos pretender aplicar en clase algo que no conocemos, pero la solución fácil “como no sé usarlas no lo hago” a la larga te puede dejar completamente fuera de juego. Hasta no hace mucho la formación del profesorado en este sentido ha estado muy mal organizada, centrándose en cursos breves más orientados hacia la propia tecnología que a sus consecuencias educativas, cursos que te enseñaban a manejar las herramientas básicas, pero poco más. El contexto actual exige formar a los docentes en TIC de una forma más prolongada, más profunda y más pertinente con las necesidades y las exigencias del sistema educativo actual y, sobre todo, del futuro.
Ante esta situación, creo que una solución bastante buena habría sido aprovechar la aparición del Máster de Secundaria para incluir en él una correcta formación en TIC que vaya más allá de la tradicional, una formación acorde con los tiempos que corren y que te proporcione todo lo necesario para la realidad actual de las TIC en las aulas. Desafortunadamente esto no ha sido así, al menos donde yo lo he hecho, y seguimos con el mismo problema de siempre. Al final, el profesor que quiere estar formado en TIC tiene que hacerlo de forma autónoma o realizando cursos, que no me parece mal, pero creo que deberían ser un complemento a la formación oficial y no la única posibilidad existente.

3 comentarios:

  1. Estoy totalmente de acuerdo contigo Ricardo. Y te diré que en la Universidad hay profesores (sobre todo las momias del pleistoceno que siguen impartiendo clase con sus apuntes amarillentos) que no sólo es que no sepan utilizar las TIC, ¡es que se niegan a aprender!(a pesar de recibir cursos de formación gratuitos). También escucho a menudo aquello de «es que los ordenadores y yo no nos llevamos bien». Por esa regla de tres no sabrían ni utilizar un microondas.

    ResponderEliminar
  2. Lo sé Ernesto, he conocido a más de uno y de una tanto dentro como fuera de la Universidad. Pero como he dicho en mi entrada, tarde o temprano ese tipo de profesores se van a ver obligados a subirse al carro de las TIC les guste o no, si no quieren quedarse fuera de juego. Los tiempos cambian, la forma de enseñar también está cambiando y todos tenemos que adaptarnos.

    ResponderEliminar
  3. Hola Ricardo,creo que has dado con una de las claves de este problema: la formación que se está dando al profesorado tiene,en demasiadas ocasiones, un enfoque equivocado. Precisamente fue uno de los aspectos tratados en un curso (este sí,muy interesante) al que tuve ocasión de asistir la semana pasada en la UNIA,"Ya tenemos ordenadores en las aulas..¿y ahora qué?" ¡Seguro que volveremos sobre este tema!

    ResponderEliminar